Can Zam no es un vertedero

Otra vez, al celebrar la fiesta mayor, en la feria de las entidades nos hemos encontrado con el suelo lleno de residuos asfálticos triturados. Aparte del mal aspecto, este sucedáneo de la gravilla desprende un polvo nada bueno para la salud. Los residuos asfálticos se generan en las obras de reparación de carreteras, y se clasifican como residuos peligrosos o inertes según su composición química. Su gestión exige disponer de autorización, y deben ser dispuestos en el tipo correspondiente de vertedero. En determinados casos se pueden valorizar aplicándolos a algunos aspectos de la construcción, pero en ningún caso está previsto por la normativa que se apliquen en parques públicos por donde circula gente.

Este verano, muchas personas nos hemos sentido solidarias con los países africanos que reciben los residuos tóxicos de los países del Norte, como consecuencia de esta falta de consideración con la gente y las entidades de Santa Coloma.

Josep R. Aragó, ambientólogo.