En Santa Coloma, toca cambio.

El año 2019 se presenta movido. La política, a nivel global, se ha convertido en un carrusel de movimientos inesperados donde aparecen actores nuevos y a veces indeseados, lo que parecía improbable sucede y las expectativas creadas no se corresponden con la realidad. Lo falso parece verdadero y la mentira se toma por verdad. Las emociones prevalecen sobre lo racional y nos dejamos llevar, cada vez más, por lo que nos reconforta antes que por lo que nos coloca ante la situación de pensar y trabajar por una vida digna.

Una de estas circunstancias por las que 2019 será un año movido, son las elecciones municipales del 26 de mayo. En Santa Coloma de Gramenet, el escenario tiene como elemento central a mi juicio, saber si la ciudad va a seguir anclada en una inercia de funcionamiento a nivel municipal a la que nos ha acostumbrado el gobierno del PSC, protagonista cada vez más de decisiones sin fundamento, anuncios sin fondo y políticas de mirada corta. Parches en definitiva dedicados a salvar legislatura tras legislatura sin pensar en un proyecto global para la ciudad. Una forma de gobernar del PSC, un proyecto, en el que no se busca tanto transformar la realidad de los y las colomenses, sino en gobernar como si no existieran los y las colomenses reales.

Las cifras cantan. Esta ciudad no es el barrio de Gràcia, ni es Sant Cugat del Vallès. Por eso, el proyecto de En Comú Podem tiene como objetivo trabajar con las personas que viven en Santa Coloma de Gramenet, para que todos y todas sintamos que el consistorio está con la gente, para dignificar la vida de la gente, para que el Ajuntament se convierta en una herramienta de transformación real y no solo en una máquina de vender humo. No queremos ‘otra Santa Coloma’. Queremos y creemos en esta Santa Coloma.

Y por eso, no compartimos y vamos a combatir a quienes quieren pintar a esta ciudad con el anaranjado color del alarmismo, de la inseguridad, del incivismo. Las alternativas a 25 años de PSC no pasan ni por las opciones de derecha, disfrazadas con distintas siglas y que han sido precisamente contra quienes esta ciudad ha tenido que crecer y construirse; ni tampoco por una izquierda independentista que vive también ajena a la realidad y que durante cuatro años ha mostrado desgana por la política que se hace desde el consistorio, desperdiciando un caudal importante de votos desde la oposición.

Hay que mojarse y trabajar para que Santa Coloma no se quede atrás. Se puede cambiar la realidad, desde la calle y también desde el Ajuntament, como se hace en otras ciudades que han sido ejemplo de cambio. Y en En Comú Podem, encaramos este año con la certeza de que ya toca cambio. Y que, efectivamente, sí se puede.

Antonio Molina, miembro del área de comunicación de En Comú Podem Santa Coloma